Devolución del céntimo sanitario

Céntimo sanitario

El pasado 27 de febrero el Tribunal de Justicia de la UE en Luxemburgo falló en contra del llamado “céntimo sanitario”. Este impuesto sobre ventas minoristas de determinados hidrocarburos, fue impuesto en 2002 por el estado y cedido a las CCAA.  

 

¿Cómo funciona el céntimo sanitario?

El impuesto consiste en añadir unos céntimos de euro por cada litro de combustible, para destinarlos teóricamente a gastos sanitarios. De esta forma el Estado ingresa 2,4 céntimos de € por cada litro y las CCAA pueden añadir hasta otros 4,8. Actualmente varias comunidades están en el máximo (Andalucía, Cataluña, las dos Castillas, Extremadura, etc.), y otras como Madrid “solo” añaden 1,7 céntimos de €/litro.

 Este impuesto se liquida junto con la factura, formando parte de la base imponible, y por tanto hay que añadirle el IVA del 21% correspondiente.

 

¿Qué dice la sentencia?

Es muy clara, ya que recuerda que el gobierno de España no actuó de buena fe ya que fue advertido que este impuesto vulneraba la normativa comunitaria. En concreto no es legal ya que:

1. No persigue una finalidad distinta a la cubierta por los presupuestos generales.

2. Se destina a financiar conceptos genéricos de sanidad o medio ambiente.

3. Para ello ya existen los Impuestos Especiales Armonizados.

La sentencia, pero, no informa de la forma de devolución.

 

¿Cómo puedo reclamar su devolución?

No existe un procedimiento concreto. A falta del mismo solo hay dos opciones:

1. Realizar una rectificación de autoliquidaciones mediante un escrito de recurso no sujeto a un modelo concreto (toda vez liquidamos este impuesto dentro de una factura). Solo podemos reclamar los últimos cuatro años.

2. Realizar una acción de responsabilidad patrimonial del Estado: mediante una reclamación que permitiría ir más allá de estos cuatro años.

 

¿Qué debo aportar?

Tanto se ejercite una opción o la otra será obligatorio aportar copia de las facturas del combustible. Factura, no recibo, no tiquet, no cargo de VISA. Esto implicará que se pierdan muchas posibilidades de reclamación, sobretodo de particulares.

 

¿Qué consecuencias puede llevar?

La obvia es una actuación de comprobación de estas facturas por parte de Hacienda. Además deberíamos devolver el IVA deducido que nos cargaron sobre estos céntimos, y tenerlo en cuenta a efectos de Impuesto de Sociedades o de la renta, toda vez este céntimo podía actuar de gasto deducible.

 

¿Qué debo hacer?

Primero debemos esperar el pronunciamiento  de la AEAT sobre la fórmula para pedir la devolución. Si no dispusiéramos de pronunciamiento, usaríamos la rectificación para los últimos cuatro años y la acción de responsabilidad para el resto de años. Sin embargo debemos estudiar cada caso concreto, ver las facturas y estudiar si compensa la reclamación.

publicado el