Declaración de bienes en el extranjero

Suiza

Una de las medidas más polémicas de la recientemente aprobada Ley 7/2012, de prevención y lucha contra el fraude, es la obligación de informar sobre los bienes en el extranjero. Esta obligación alcanza a todos los obligados tributarios, que tendrán que presentar una declaración informativa sobre todos los bienes de los que sean titulares y se encuentren fuera de nuestro país.

Aunque los bienes sean legales y su situación esté totalmente regularizada con las Haciendas locales, se deberán incluir en una declaración informativa. Esta declaración se deberá presentar cada primer trimestre, siendo el plazo para el ejercicio 2012 hasta el 30 de abril de 2013.

Y, ¿de qué bienes hablamos?:

  • Datos de las cuentas bancarias de las que se sea titular, beneficiario, autorizado o de una u otra forma se tenga poder de disposición.
  • Títulos, activos, valores o derechos y que se encuentren depositados o situados en el extranjero.
  • Seguros de vida o invalidez de los que se sean tomadores y de las rentas vitalicias o temporales de las que se sea beneficiario por la entrega de un capital, bienes muebles, o inmuebles. contratados con entidades establecidas en el extranjero.
  • Bienes inmuebles y derechos sobre los mismos como usufructos o condominios, multi-propiedades, etc.

Para evitar declarar bienes y derecho de poco importe, la norma prevé un mínimo de 50.000 €, pero ¡cuidado!, Hacienda indica que este importe es por el total del bien o derecho y no por nuestra participación en él.

Además del trabajo administrativo que esto supone, el régimen sancionador es de lo más increíble. La falta de presentación en plazo o de manera incompleta, inexacta o con datos falsos de estas declaraciones informativas constituirá una infracción muy grave. Las sanciones a aplicar en caso de infracción consistirán en una multa fija de 5.000 euros por cada dato o conjunto de datos referidos a una con un mínimo de 10.000 euros. Dicha sanción será de 100 euros por cada dato o conjunto de datos referidos a una misma cuenta, con un mínimo de 1.500 euros, cuando la declaración haya sido presentada fuera de plazo sin requerimiento previo de la Administración tributaria.

Por un lado es evidente la desproporción en las sanciones. Muchas personas tienen cuentas y propiedades en otros países, como por ejemplo los ciudadanos extranjeros con residencia fiscal en España y que tienen bienes en sus países de origen. De esta forma un simple error en una cuenta con un saldo de pocos euros, tiene una multa de 10.000 €. Claro que los defraudadores con cuentas de millones en paraísos fiscales, también recibirán está misma multita.

Por otro lado, si se descubre algún bien, se deberá regularizar en España, como ganancia patrimonial en el último ejercicio no prescrito, con independencia de cuando se adquirió. Esto en la práctica, pone la titularidad de bienes en el extranjero al nivel del …GENOCIDIO, el único delito que no prescribe en nuestro Derecho. Todo un despropósito.

Quedamos a su disposición para estudiar su caso concreto. No dude en contratar nuestro servicio Modelo 720.

publicado el