Llega la Amnistía Fiscal


Montoro y la Amnistía FiscalEn plenas subidas de impuestos (IRPF, IVA y Dios sabe que vendrá ahora), el Ministerio de Hacienda ha preparado una bonita amnistía fiscal para los queridos defraudadores. No os voy a dar mi opinión personal. Bueno, sí, si has pagado religiosamente toda tu vida te meten inspecciones hasta por las orejas (por no decir otros orificios), para ver si todavía pueden sangrarte más. Pero si has defraudado y te has llevado la pasta a Suiza, ¡felicidades!: pagando un módico 10% ya puedes oficializar todo tu dinero.

Esta medida está en el RDL 12/2012 y pueden acogerse a la misma los titulares de bienes o derechos que se correspondan con las rentas declaradas en los impuestos sobre la renta de las personas físicas, sociedades e impuesto sobre la renta de no residentes. Además, se exige que fueran titulares de los mismos a 31 de diciembre de 2010, con carácter general. En el caso de dinero en efectivo bastará con una simple manifestación de que se poseía antes de esa fecha.

Para acogerse a la medida han de presentar una declaración, con la información necesaria sobre tales bienes y derechos, e ingresar el 10% de su valor de adquisición, sin que resulten exigibles sanciones, intereses ni recargos. El plazo de presentación e ingreso finaliza el 30 de noviembre de 2012, no permitiéndose aplazar el pago. Se excluyen de esta regla aquellos contribuyentes que hubieran sido requeridos por la Administración tributaria. Finalmente la Dirección General de Tributos (DGT) ha indicado que en los bienes adquiridos antes del 1 de enero de 2008 bastará con regularizar los rendimientos o intereses sobre los mismos.

Esta medida, además de su inmoralidad, presenta varios problemas:

1º Sólo afecta a IRPF, IS e IRNR pero no al IVA o al ITP, de forma que dependiendo de si origen, una regularización por IRPF puede llevar a una Inspección por IVA (p.e., facturación en B de un profesional).

2º Aunque el Ministerio de Hacienda diga lo contrario, aquellas regularizaciones de situaciones que hubiesen conllevado un posible delito fiscal o por blanqueo de capitales, podrían ser perseguidas penalmente. Eso es así ya que un Rea Decreto Ley como el que aprueba esta amnistía no puede cambiar una ley orgánica como el código Penal por ser esta última de rango superior.

3º Los Inspectores de Hacienda ya han manifestado que no seguirán el criterio de la DGT especialmente en lo que se refiere a regularizar sólo los intereses.

4º El RDL excluye de esta regularización fiscal los bienes adquiridos parte en oficial, parte en B. Curioso que tengan mejor tratamiento el que defrauda TODO que el que lo haga sólo en parte. Este precepto elimina en la práctica los pagos en B de las compras inmobiliarias.

Por estos problemas, acogerse a esta amnistía fiscal está desaconsejado en la mayoría de los casos, debiéndose analizar cada caso concreto con mucho detalle. Será por ello que en las primeras semanas de aplicación, sólo se han presentado 185 expedientes, de poco importe. Y eso que el ministerio realizó una previsión de 2.500 millones de € de recaudación por este concepto.

 

 

publicado el