La subida del IVA y sus acompañantes

Recortes Rajoy

 

En viernes 13 el Gobierno ha aprobado el Real Decreto-ley 20/2012 que incluye varias medidas anunciadas por el Presidente del Gobierno como la subida del IVA y otras ocultadas hasta su publicación como la subida de las retenciones.

Estas medidas se enmarcan en la actual situación de déficit público y pretenden aumentar los ingresos por la vía impositiva. Vamos a verlos en detalle:

 

Subida del IVA: suben los tipos de IVA, del 18% al 21% el normal y del 8% al 10% el reducido, quedándose el superreducido en el 4%. Estas subidas se aplicarán a partir del uno de septiembre de 2012. Si estas subidas, en el contexto de caída de la demanda, son como menos draconianas, no lo es menos lo que no explicaron:

-          Subida del recargo de equivalencia, el general del 4% al 5,2 % y el reducido del 1% al 1,4%.

-          Cambios de productos y servicios que antes iban al reducido al normal, lo que implica una subida de una tacada del 13%. Estos son entre otros: las flores y plantas ornamentales, los servicios mixtos de hotelería, la entrada a teatros, circos y espectáculos,  la televisión digital, los servicios funerarios, las cadenas de peluquerías, la compra de obras de arte, los servicios de radiodifusión y los prestados por artistas.

Os dejamos un enlace para que sepáis que bien o servicio va a cada tipo de IVA según la nueva legislación.

 

Subida de las retenciones: Las retenciones de los profesionales , así como los rendimientos derivados de impartir cursos, conferencias, etc, suben al 19% desde el 15% actual. Los nuevos profesionales que aplicaban el 7% de retención, pasan al 9%. De forma extraordinaria para el 2012 y 2013, se aplicará el 21% y el 9% respectivamente. O sea que a partir del 1 de septiembre de 2012 y hasta 31 de diciembre de 2013, un profesional verá como se le retiene un 21% de su factura. Hay que recordar que ya hubo una sentencia del Tribunal Supremo en 1998 que anuló la retención del 20% sobre ventas al considerarla confiscatoria.

 

3º Subida (para no variar) en el Impuesto de Sociedades: si, también aquí se lo callaron y ya te lo encontrarás:

-          Sube el pago a cuenta de las grandes empresas (eso es a partir de 6.010.121,04 € de facturación anual, que todavía no les ha dado tiempo en 10 años de redondear el euro). Básicamente suben los porcentajes del pago a cuenta. Cabe recordar que estos ya variaron a principios de año, pero sin que haya aumentado la recaudación.

-          Se limita, para todas las empresas, la deducción por fondo de comercio y por inmovilizados intangibles con vida útil indefinida (p.e. marcas) al 1% anual.

-          Así mismo se introducen limitaciones a las grandes empresas en la compensación de bases imponibles negativas o en la deducción de los intereses.

 

4º Se elimina la deducción por vivienda en las compras efectuadas a partir de 1 de enero de 2013. Sin embargo nos han colado la supresión de la compensación fiscal por deducción de viviendas adquiridas antes del 20 de enero de 2006. Más o menos quiere decir que si compraste tu vivienda antes de esa fecha perderás hasta 225 € en tu declaración de renta y con efectos inmediatos.

 

5º En impuestos no queda todo, también hay varios cambios significativos en materia de Seguridad Social, como:

-          Los recargos por impago de los Seguros Sociales pasan a ser del 20% des del primer día. Antes había un escalado del 3%, 5%, 10% y 20%.

-          Se incluyen en cotización algunos pluses que antes no pagaban SS, asimilando la legislación laboral a la fiscal. Así por ejemplo, pluses de transporte, desgastes de herramientas, pluses de desplazamiento en algunos convenios, quebranto de caja, plus por vestuario, etc, pasan a cotizar, aumentando el coste para la empresa y disminuyendo el neto que cobrará el trabajador.

-          Desaparecen todas las bonificaciones en los contratos de trabajo, aunque hay excepciones. Por ejemplo, las bonificaciones que van ligadas al nuevo contrato del que pueden beneficiar las empresas de menos de 50 trabajadores cuando contratan a menores de 30 años y a parados de larga duración. La supresión implica que a partir de uno de agosto dejará de subvencionarse la contratación de mayores de 45 años, siempre y cuando no lleven más un año en paro. Tampoco se ayudará a la contratación de cualquier mujer, excepto aquellas que hayan sido víctimas de violencia de género, entre otros colectivos. Tampoco se ayudará a la conversión de contratos temporales en indefinidos. Y esto se aplica a los contratos efectuados anteriormente a este RDL.

-          También hay reducciones en el FOGASA que es el organismo público que paga a los trabajadores los salarios e indemnizaciones que las empresas no pagan. Hasta ahora satisfacía estas cantidades hasta un máximo de tres veces el salario mínimo y 150 días de salario, y ahora se reduce al doble del SMI y 120 días.

En su exposición, el Presidente de Gobierno, anunció para 2013 y 2014 una rebaja de las cotizaciones a Seguridad Social de uno y dos puntos respectivamente, en una suerte de devaluación fiscal (subir el IVA y bajar cotizaciones para ser más competitivos en el extranjero). Si ya de entrada un punto y en el 2013 parece poco (sobre un sueldo de 20.000 € brutos anuales son 200 € de ahorro), las medidas anteriores se cargarán de un plumazo cualquier efecto positivo.

 

6º Finalmente, y desde el punto de vista empresarial, se aprovecha este RDL para realizar modificaciones importantes, invadiendo competencias de las CCAA, en materia de libertad de comercio:

-          Mínimo de 90 horas de apertura semanal, en vez de las 72 horas actuales (bien por el pequeño comercio que además asumirá un 3% de subida de IVA).

-          Pasamos a 16 festivos comerciales, aunque cada CCAA puede limitarlos a 10.

-          Libertad total de horarios para establecimientos de menos de 300 m2 y que no pertenezcan a ninguna gran empresa.

-          Liberalización de los requisitos de libertad de horarios para las zonas de gran afluencia turística.

Todas esta medidas solo revelan la intención del gobierno de intentar cobrar más de empresas y trabajadores, en un momento económico tan delicado que puede ahogarles definitivamente. 

 

publicado el