Nuevas medidas antifraude

MontoroEl Gobierno ha aprobado un anteproyecto de ley con medidas antifraude, que de llegarse a aprobar, conllevarán muchos e importantes cambios. Vamos a ver a grandes rasgos sus características más importantes.

Pagos en efectivo.

Limitación a 2500 € de los pagos en efectivo entre empresas y profesionales, y entre particulares y empresas y profesionales. De esta manera se pretende acabar con las facturas falsas entre empresarios. Todas las facturas de más de 2.500 € deberán pagarse mediante bancos. Tanto el pagador como el cobrador tendrán una sanción del 25% de la cuantía pagada. Podrán ahorrarse la sanción si declaran la transacción en metálico a Hacienda antes de tres meses. Buen capote para las sufridas entidades financieras ávidas de comisiones.

Cuentas en el extranjero.

El plan obligará a los ciudadanos a informar a Hacienda de todas las cuentas abiertas en entidades financieras en el extranjero, sin detallarse la sanción. No prescribirán las cuentas descubiertas no declaradas y se imputarán al último periodo impositivo no prescrito, medida como poco de dudosa constitucionalidad. Asimismo, se adelanta el momento en que la Agencia Tributaria podrá adoptar medidas cautelares en casos de procedimientos tributarios y de delito fiscal. Sin duda los defraudadores, atemorizados declararán todas las cuentas en Suiza.

Restricciones al sistema de Módulos.

Conscientes de que el sistema de módulos es una fuente de fraude, el anteproyecto propone excluir del sistema algunas actividades, cuando facturen más de 50.000 € anuales y más del 50% de su facturación no vayan a particulares. Estas actividades afectadas serían las de construcción e instalación, transportes, pintores, lampistas y otras. Con ello se pretende acabar con la picaresca de la emisión de facturas falsas a empresas por parte de algunas personas de estos colectivos.

Responsabilidad subsidiaria de los administradores societarios.

Escondida en el anteproyecto, esta medida pretende que los administradores se hagan cargo personalmente de las deudas por IVA o retenciones que las sociedades no paguen. Con ello no solo se cargan la responsabilidad limitada de los administradores, sino que saltándose todas las normativas, Hacienda se hace acreedor preferente, pasando por encima de trabajadores y proveedores que no pueden hacer lo mismo. Dicha responsabilidad operará cuando dicha actitud sea reiterada y también se producirá aunque se hayan realizado pequeños ingresos a cuenta.

Ingreso del IVA en operaciones inmobiliarias.

En el caso de transacciones inmobiliarias, el comprador sólo podrá deducirse el IVA en el caso de acreditar el ingreso del mismo por parte del vendedor. Se pretende acabar con la picaresca de deducirse un IVA que el vendedor se apropia. Así mismo, y dentro del IVA, las empresas en concurso no podrán deducirse IVA soportado generado antes de la declaración de concurso, lo que a nuestro entender significa de nuevo una posición de privilegio de Hacienda en contra del resto de acreedores.

Endurecimiento de las sanciones por Inspección.

En caso de oponer resistencia, obstrucción, excusa o negativa a la Inspección de Hacienda, las sanciones se incrementarán pasando de 1000 a 100000 € los particulares y de 3000 a 600000 € las empresas.

publicado el