El nuevo "desahucio exprés"

 

Para agilizar los desahucios de  arrendatarios morosos ha entrado en vigor la Ley 37/2011 de 10 de octubre de agilización procesal. Esta ley prevé lo que ha venido a denominarse el “desahucio exprés”. En síntesis esta ley prevé una simplificación de los trámites en caso de necesitarse un desahucio por falta de pago de un inquilino.

Así,  por ejemplo se reduce de dos meses a uno el plazo que debe transcurrir desde que el arrendador exige por requerimiento judicial el pago de las deudas atrasadas y el momento en que puede presentar la demanda.

Una vez que el propietario ha presentado la demanda por impago, el secretario judicial requerirá al inquilino para que en el plazo de 10 abone la cantidad adeudada, desaloje la vivienda o presente las alegaciones que estime oportunas. Para mayor celeridad, este requerimiento incluirá fecha y hora para un posible juicio oral y para un posible lanzamiento (desalojo). También se le indica que dispone de tres días para solicitar un abogado de oficio.

A partir de aquí pueden pasar tres situaciones:

    • Que el inquilino formule oposición, por lo que se celebrará vista siguiendo el procedimiento del juicio verbal, como hasta ahora.
    • No atiende el requerimiento en modo alguno. Se cerraré el procedimiento de desahucio sin necesidad de juicio, y se comunicará al propietario para que inste la ejecución. Bastará una solicitud del mismo para despachar el lanzamiento en la fecha fijada.
    • Que durante este plazo de 10 días el inquilino abandone la vivienda pero no pague. Se procederá de la misma manera que en el punto anterior para la ejecución de la cantidad impagada, pero sin pasar por el lanzamiento.

La ley supone un avance para ofrecer mayor seguridad a los propietarios y que por tanto lleve a un aumento en la oferta de inmuebles para alquilar. Sin embargo, debido al colapso de la administración de justicia, no queda tan claro que a corto y medio plazo se consiga reducir los plazos de desahucio.

publicado el